La reforma adoptada el jueves dotará a la UE de un mercado eléctrico más estable, asequible y sostenible.

La legislación, ya acordada con el Consejo y compuesta por un reglamento (aprobado por el pleno con 433 votos a favor, 140 en contra y 15 abstenciones) y una directiva (que salió adelante con 473 votos a favor, 80 en contra y 27 abstenciones), protegerá a los consumidores contra la volatilidad de los precios. Los eurodiputados afianzaron el derecho de los consumidores a acceder a contratos de precio fijo o contratos de precios dinámicos, y a recibir información importante sobre las opciones contratadas. Los proveedores no podrán cambiar unilateralmente los términos de un contrato.

Los eurodiputados también se aseguraron de que los países de la UE pueden prohibir a los proveedores interrumpir el suministro de electricidad a los clientes vulnerables, incluso en caso de disputa entre las empresas y sus clientes.

Contratos por diferencia

La legislación prevé los denominados «Contratos por Diferencia» (CfD, por sus siglas en inglés), o regímenes equivalentes con los mismos efectos, para fomentar la inversión energética. En un CfD, una autoridad pública compensa al productor de energía si los precios de mercado bajan demasiado, pero les cobra si los precios son demasiado altos. Se permitirá el uso de CfD en todas las inversiones en nueva producción de electricidad, ya sea a partir de energía renovable o nuclear.

Crisis de precios de la electricidad

Los textos establecen un mecanismo para declarar una crisis de precios de la electricidad. En una situación de precios muy elevados y en determinadas condiciones, la UE puede declarar una crisis regional o de los precios de la electricidad en toda la UE, lo que permite a los Estados miembros adoptar medidas temporales para fijar los precios de la electricidad para las pymes y los consumidores industriales intensivos en energía.

Declaración del ponente

Nicolás González Casares (S&D, España) ha declarado: «Esta reforma coloca a los ciudadanos en el centro del diseño del mercado eléctrico. El texto incluye medidas para proteger a los ciudadanos, especialmente a los más vulnerables y para acelerar el despliegue de fuentes de energía renovables. El Parlamento ha dado un paso adelante en la democratización de la energía, creando un diseño de mercado que responde a las debilidades reveladas por la crisis energética. Todos los consumidores, incluidas las microempresas, las pequeñas y medianas empresas, tendrán acceso a precios a largo plazo, asequibles y estables».

Próximos pasos

Tras la aprobación del Parlamento, el Consejo también debe adoptar formalmente la legislación para convertirse en ley.

Antecedentes

Los precios de la energía han estado subiendo desde mediados de 2021, en un principio en el contexto de la recuperación económica posterior a la COVID-19. Sin embargo, los precios de la energía aumentaron bruscamente debido a los problemas de suministro de gas tras el inicio de la guerra de Rusia contra Ucrania en febrero de 2022. Los altos precios del gas tuvieron un efecto inmediato en los precios de la electricidad, ya que están vinculados entre sí en el sistema de orden de prioridad, donde la fuente de energía más cara (generalmente basada en combustibles fósiles) establece el precio total de la electricidad.